Entrevista con José Manuel Garcia-Margallo

¿Por qué acordó participar en el Corporate Lodging Forum este año?

Sentar las bases para disponer de una oferta atractiva para este nicho de mercado, y mantenerla, es una prioridad que debe figurar en la agenda de cualquier gobierno. Además, la potenciación del turismo de viajes corporativos y reuniones es uno de los objetivos prioritarios para España en el sector turístico.

Es un sector que aporta un gran valor añadido y que ayuda a desestacionalizarnos y  tiene un importante efecto arrastre en la oferta complementaria. Sin embargo es un nicho altamente complejo, especializado, y muy competitivo.

Nuestro país cuenta con todos los elementos necesarios para ser líder en el turismo de negocios y congresos.


¿Cuáles son las responsabilidades de un país en términos de seguridad de los pasajeros?

El turismo es una industria global y altamente competitiva que es además muy vulnerable al riesgo y la inseguridad, tanto real como percibida. Es altamente vulnerable ante crisis económicas, desastres naturales, índices de violencia, inseguridad institucional y otros aspectos.

Basta ver el importante efecto desplazamiento turístico que se ha producido con el tradicional turismo de los países de la ribera sur del Mediterráneo por su inestabilidad o porque se han visto golpeados por el terrorismo, o los efectos de la inestabilidad institucional de Cataluña, en este caso asociada a la falta de seguridad institucional.

En España el Turismo representa más del 10 % del PIB y más del 13% de la fuerza laboral. Con estas cifras está claro que el turismo es el principal activo de nuestra economía y como tal debemos darle la protección que se merece entendida ésta en el sentido más amplio del concepto.

La protección y la seguridad debe extenderse a las instalaciones hoteleras, museos y monumentos, transportes y claro está a la integridad de los turistas que nos visitan.

En destinos tranquilos y seguros como el nuestro la seguridad es, ante todo una sensación, una percepción que hay que reforzar. Si alguien que invierte una parte importante de sus ingresos para disfrutar de unas vacaciones con tranquilidad no se siente cómodo o seguro difícilmente volverá a repetir destino. Además hay que destacar que la imagen de seguridad y estabilidad del destino es aún más importante para el sector de los negocios que para el sector turístico en general.

Invertir en la seguridad real, y en la percibida tanto entre quienes nos visitan como a nivel de imagen exterior es una premisa básica para seguir siendo líderes mundiales en este sector.


¿Hace el Estado español una distinción entre viajeros "de ocio" y "viajeros de negocios"?

España es miembro del Espacio Schengen, formado por 26 países europeos y por lo tanto aplica su reglamentación de visados que establece un mismo visado para viajes de ocio o de negocio (el Visado Uniforme Shengen). Normalmente si un empresario puede demostrar una relación continuada de negocio con un socio en un país Schengen es más fácil que pueda obtener un visado de mayor duración y de múltiples entradas, aunque el tiempo de estancia continuada máximo seguirá limitado a los 90 días por cada seis meses.


¿Cómo contribuyen los viajes de negocios al desarrollo económico y las exportaciones de un país?

En España el turismo de negocios deja unos ingresos cercanos a los 5.200 millones de euros a lo que hay que añadirle los beneficios indirectos que deja como la atracción de actividad económica e inversión, y el posicionamiento de la imagen de país. Este tipo de turismo es uno de los más codiciados por su alto valor añadido y el alto impacto económico y de imagen que deja en un país.

Con el considerable y continuado aumento del volumen del Comercio Mundial y en el caso de España de nuestros intercambios comerciales, participación en grandes concursos públicos e Inversiones en otros países, parece claro que los viajes de negocios va a aumentar notablemente en el futuro. No obstante, es preciso tener en cuenta dos factores que pueden frenar un tanto esta tendencia.

1º,.- El desarrollo de las comunicaciones y la informática que cada vez permiten una comunicación con imagen no presencial.

2º.- El aumento de la presión migratoria y el muy posible endurecimiento progresivo del proceso de concesión de visados, que va a hacer muy difícil el viaje de negocios de los comerciantes de numerosos países


¿Cuáles crees que son las expectativas de los viajeros de negocios hoy?

Las expectativas del viajero de negocio se centran tanto en elementos de destino como de experiencia de viaje. Los elementos de destino más valorados son las infraestructuras, la seguridad, la situación geográfica y la conectividad, la climatología, y las experiencias complementarias al viaje de negocio en sí que el destino ofrece. España lo tiene todo y por eso somos una potencia receptora de turismo de negocios, reuniones y eventos.

Por otra parte las necesidades del viajero de negocios relacionadas con la experiencia de viaje han evolucionado. Es necesario entenderlas y adaptarse a ellas. El viajero de negocios demanda una experiencia eficiente, flexible, y que le permita estar lo más cómodo posible.

Para empezar el proceso de compra ha cambiado. Buena parte hacen sus reservas vía online y un buen número valora la flexibilidad a la hora de realizar cambios en las reservas como una prioridad, sino como una necesidad. Entre sus necesidades más importantes figuran: la conectividad con internet (disponer de acceso a WIFI es esencial), habitaciones adaptadas con mesa de trabajo, salas de negocios y reuniones, y posibilidad de hacer late check out.

El  nuevo viajero busca disponer de su información en todo momento y de forma fácil para gestionar sus itinerarios, recibir información de sus vuelos o de aspectos varios del destino. De ahí la enorme proliferación de apps.

Además, cada vez son más importantes otras relacionadas con el estilo de vida. Este tipo de viajeros demanda cosas como horarios extendidos de uso de gimnasios, lavanderías, servicio de habitaciones 24 horas, la posibilidad de comer sano, etc.

Por otra parte existe un cambio de mentalidad importante en el que el viajero busca combinar de alguna manera su viaje de negocios con experiencias sociales y de ocio, e incluso extender su estancia para conocer el destino. La combinación de los viajes de negocios con el placer es una vía a explotar con enorme potencial.

Dar respuesta a las necesidades de los viajeros de negocios y la innovación tecnológica será clave para el posicionamiento de los destinos en los próximos años.

Jose Manuel Garcia-Margallo y Marfil

Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso de cookies. OK